Pide Codhem a organismos públicos dar un trato digno a parejas del mismo sexo

La Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (Codhem) llamó a la Legislatura local, las dependencias del gobierno estatal, instituciones descentralizadas, autónomas y a los 125 ayuntamientos a asegurar un trato digno e igualitario a los matrimonios entre personas del mismo sexo y garantizar su derecho a la adopción.

 

Después de que las comisiones unidas de la Legislatura local postergaron ya en dos ocasiones la discusión y dictamen de la iniciativa perredista para modificar el Código Civil estatal y reconocer los matrimonios igualitarios, Jorge Olvera, titular de la Codhem, convocó a alcanzar el consenso y lograr el reconocimiento jurídico de estas uniones.

 

A través de un pronunciamiento, el ombudsman consideró lamentable que la lucha por el reconocimiento pleno de la libertad, la igualdad y la no discriminación, no hayan encontrado aún una respuesta positiva en todas las entidades federativas, pues sólo la Ciudad de México y los estados de Campeche, Chihuahua, Colima, Coahuila, Michoacán, Morelos, Nayarit y Quintana Roo han incluido en sus ordenamientos la posibilidad de que una persona pueda unirse civilmente a otra del mismo sexo.

 

Además, enfatizó que el reconocimiento a la homoparentalidad de parejas lésbicas o gays implica un ejercicio de tolerancia y no discriminación, más allá de los alegatos que cuestionen la legitimidad de este tipo de uniones.

 

De igual manera, advirtió que como sociedad debemos avanzar hacia la normalización de la adopción por parte de parejas homosexuales, a fin de ofrecer a esos nuevos tipos de familia una vida de inclusión y bienestar libre de discriminación. Adecuar el derecho a la realidad, dijo, es tarea de los gobiernos.

 

Por eso, en el documento, Olvera García exhortó al diálogo, el acuerdo y la concordia entre los sectores involucrados para alcanzar las convergencias y consensos necesarios que lleven a los diputados a realizar las modificaciones legales que aseguren la simetría en el trato a quienes habitan o transitan por la entidad mexiquense.

 

El organismo defensor advirtió que la homofobia se ha enquistado en nuestra sociedad, provocando otras formas de vulneración a los derechos humanos, “visibles en la discriminación, el rechazo y el trato diferenciado para quienes desde su libertad deciden unirse a otra persona del mismo sexo y tienen el derecho a que esta unión sea protegida por la ley, la cual no puede ir más allá de los límites que la misma libertad personal impone.”

 

“Los derechos humanos no pueden florecer en un campo definido por el tratamiento asimétrico de las personas; la igualdad que ubica en idéntico plano a personas diferentes, tal es el caso de la prohibición o permisividad de los matrimonios o uniones entre personas del mismo sexo”, expuso.

 

Actualmente, destacó, el Código Civil del Estado de México, en su Artículo 4.1 Bis, contradice al artículo 4º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, según el cual “el varón y la mujer son iguales ante la ley.” Además, en el mismo precepto se señala que la ley “protegerá la organización y el desarrollo de la familia.”

 

Para la Codhem, en la solución a ese conflicto normativo debe prevalecer el principio de no discriminación, previsto constitucional e internacionalmente para obligar un trato igual y digno a todas las personas. “Los principios de igualdad y libertad representan un sólido andamiaje para establecer que toda persona tiene derecho a decidir con quién unirse en una relación de pareja”, añadió.

Deja una respuesta