Itzel “N” “N”, adolescente de 17 años reportada el 7 de abril como desaparecida en las inmediaciones del municipio mexiquense de Tianguistenco, fue localizada sin vida en un paraje ubicado en las inmediaciones de Xalatlaco del Estado de México; caso de feminicidio que se suma a los 18 registrados tan sólo en enero y febrero del año en curso.

 


 

De acuerdo a familiares el cuerpo encontrado en la zona conocida como “Ratonera”, ubicada en la carretera que comunica a la entidad con el Ajusco en la Ciudad de México, el hallazgo del cuerpo sí corresponde al de Itzel “N” “N”, quien el día de su desaparición tenía como destino su hogar ubicado en la comunidad de Santiago Tilapa del referido municipio.

 

«Lamentablemente nos acaban de confirmar que ha sido encontrada sin vida”, escribió en las redes sociales uno de sus familiares, ya que la vestimenta correspondía a la de su ser querido.

 

Lamentablemente el Estado de México sigue ocupando los primeros lugares en casos de feminicidio, pese a que en 11 municipios se tiene un esquema de emergencia identificado como Alerta de Género.

 

Desde que el feminicidio apareció en el Código Penal estatal, año 2015, los casos han ido al alza, pese a que las penas contra los autores de dicha conducta delictiva se han incrementado hasta ubicarse en promedio con castigos de entre 40 y 70 años e incluso hasta prisión vitalicia.

 

Otra acción que se ha realizado, pero no ha dado resultado, pues los casos no han disminuido, ha fue el incremento de presupuesto a las áreas estatales y municipales para implementar mecanismos de prevención y la Fiscalía ha creado una Fiscalía Especial para atender dicho delito, al igual que la policía municipal y estatal.

 

El crecimiento anual de casos ha sido el siguiente: 60 casos en 2015; 57 casos en 2016; 70 casos en 2017; 115 casos en 2018; 121 casos en 2019; 151 casos en 2020; 145 casos en 2021; 138 casos en 2022 y 18 casos en enero y febrero del presente año 2023.

 

Es de destacar que la desaparición de la adolescente Itzel “N” “N” fue reportada prácticamente de manera inmediata a la autoridad, ya que sus padres al detectar que no llegaba a su hogar de inmediato comunicaron su ausencia.

 

No obstante, el mecanismo de búsqueda de la autoridad estatal, Fiscalía y Policía mexiquense, no tuvo capacidad para localizarla con vida.

 

Gracias a la indagatoria emprendida por familiares, como en la mayoría de los casos, se logró establecer de manera extraoficial que la víctima había abordado un taxi para llegar a su domicilio, pero de dicho supuesto no lograron avanzar más para ubicar su paradero.

 

Hasta el momento (martes 17 de abril por la mañana) la Fiscalía estatal no había dado cuenta de personas detenidas por dicho caso.