En Toluca arresto de 36 horas a quien acose a mujeres

El cabildo de Toluca aprobó, por unanimidad, sancionar con arresto inconmutable de 24 hasta 36 horas el acoso y hostigamiento callejero, como una medida para combatir la violencia contra las mujeres.

 

El municipio es uno de los 11 del Estado de México en los que se instauró Alerta por Violencia de Género (AVG) desde finales de julio de 2015 por su elevada cifra de feminicidios.

 

La capital mexiquense también se encuentra considerada entre los municipios para los que diversos organismos no gubernamentales, como IDHEAS, solicitan una segunda alerta de género porque en ellos se ha incrementado en 227% la desaparición de niñas y mujeres.

 

A partir de la modificación, la fracción IX del artículo 105 del Bando Municipal 2019 determina como infracción grave a las disposiciones sobre el orden público el “acoso y/o hostigamiento callejero, emitir ofensas, palabras obscenas o de índole sexual, así como realizar actos de exhibicionismo en contra de las mujeres, afectando su dignidad, libertad, integridad y derechos una o más ocasiones.”

 

El cambio fue promovido por la décimo quinta regidora, Paola Jiménez, quien lamentó que 61.1% de las mujeres de 15 años o más reconoce haber experimentado por lo menos un índice de violencia en su vida, 38.7% ha sido agredida en la calle, mercado, transporte, cine, iglesia, tiendas u hospitales por desconocidos, vecinos o amigos; 34.3% ha sufrido tocamientos o manoseos, agresiones físicas, frases ofensivas de carácter sexual, insinuaciones o propuestas para tener relaciones sexuales, o sido obligada a mirar o realizar actos sexuales.

 

Las mujeres, señaló, padecemos violencia en el espacio público, lo que nos obliga a modificar trayectos y rutinas cotidianas de desplazamiento e impide la apropiación de la ciudad.

 

La reforma, desde su punto de vista, permitirá modificar patrones de conducta para disminuir las agresiones psicológicas, físicas y sexuales hacia las mujeres, y cuidar su dignidad, libertad e integridad.

 

La intención, insistió, es la modificación de patrones socioculturales de conducta que garanticen a las mujeres la erradicación de acoso, y la implementación de un sistema de denuncia efectiva en contra de este fenómeno para erradicar prejuicios y costumbres que lo normalizan y justifican socialmente.

 

La acción, también es parte de las medidas de atención a la AVG, pues ONU Mujeres advierte que hay actos comprendidos como violencia y acoso sexual en espacios públicos, como los verbales: piropos, insinuaciones, ofertas sexuales no consentidas, ofensas con insultos, términos lascivos o de doble sentido, comentarios sexuales inapropiados; simbólicos: gestos, señas, referencias en imágenes o sonidos; y físicos, como manoseos, abrazos, empujones, besos, arremetidas con el cuerpo, seguimiento y persecución, atropello con el cuerpo o vehículos.

 

La edil advirtió que un dictamen ciudadano de las organizaciones Católicas por el Derecho de Decidir y el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidios (OCNF), revela de por sí un panorama desolador para las mujeres porque hay invisibilización de la problemática, falta de personal capacitado y sensibilizado, falta de protocolos, vacíos institucionales, omisión y corrupción que se suman a la obstaculización del acceso a la justicia y perpetúan inseguridad e impunidad.

 

Por su parte, el alcalde Juan Rodolfo Sánchez Gómez aclaró que la reforma al Bando no detendrá en automático el acoso y hostigamiento callejeros, pero “la apuesta es generar una nueva cultura y modalidad de comportamiento, en el entendido que para la autoridad y la sociedad en su conjunto estas conductas son inaceptables y tenemos que combatirlas en todo sector”.

Deja una respuesta