Caso Tlanixco genera posicionamientos de ONG’s… se suman a exigencia de libertad

La organización internacional Front Line Defenders se sumó a la exigencia para que las autoridades competentes se desistan de la acción penal contra los seis presos de Tlanixco, a fin de otorgarles la libertad inmediata e incondicional.

 

“Front Line Defenders insta al gobierno de México, en particular al Gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza; al Fiscal General de Justicia del Estado de México, Alejandro Jaime Gómez Sánchez; al Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, Sergio Javier Medina Peñaloza; y al Secretario de Justicia y Derechos Humanos del Estado de México, Rodrigo Espeleta Aladro, a reconocer que el juicio y el encarcelamiento de los 6 de Tlanixco fue un grave error judicial”, detalla el organismo en un comunicado signado el 30 de enero en sus oficinas de Dublín, Irlanda.

 

Esta red, dedicada a la protección de defensores de las garantías individuales, “sostiene que Dominga González Martínez y sus coacusados (Rómulo Arias Mireles, Teófilo Pérez González, Pedro Sánchez Berriozabal, Lorenzo Sánchez Berriozabal y Marco Antonio Pérez González ) son defensores de derechos humanos, inocentes del cargo del asesinato de Alejandro Issak Basso, el cual presuntamente tuvo lugar durante una disputa sobre acceso al agua.”

 

La organización reconoce que el caso Tlanixco entró en fase crítica, pues esta semana el Tribunal Superior de Justicia del Estado de México volverá a reunirse en la audiencia de apelación “-y su decisión puede tener consecuencias de gran alcance – sea permitiendo la persistencia de una grave injusticia o para corregir el proceso devastador que ha dejado seis personas defensoras de derechos humanos encarceladas por más de 15 años hasta el momento.”

 

Front Line Defenders destaca que el proceso instaurado contra los presos de Tlanixco es “ampliamente considerado como un error judicial”, pues no había evidencia creíble para sostener los cargos del asesinato.

 

“Desde el principio, la investigación estuvo plagada de inconsistencias, marcada por la confianza en la evidencia de los ´testigos´ que no estaban presentes en el momento del incidente, y la aceptación de evidencias tanto contradictorias como inverosímiles”, destacó.

 

Por ejemplo, expuso, personal de la Fiscalía admitió más tarde que sus testigos fueron entrenados por la hermana de Alejandro Issak Basso sobre a quién acusar; mientras un maestro acusado de haber participado en el ataque, se encontraba en otra comunidad dando clases al momento de los hechos, y otro acusado había fallecido el año anterior.

 

Para la organización, es preocupante que el Tribunal pueda ordenar una revisión completa del caso desde el principio –tras determinar dejar sin efectos el juicio anterior y la sentencia-, porque eso implicaría extender el proceso legal y la detención de los defensores.

 

Finalmente, Front Line Defenders recordó que el 28 de noviembre de 2018, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos emitió una declaración solicitando la liberación de los seis presos de Tlanixco, basada en la nulidad del veredicto, dados los varios abusos al debido proceso en el juicio.

 

Además, el viernes 24 de enero, el Congreso del Estado de México aprobó una resolución en la que pidió a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México “desistirse de la acción penal” contra los indígenas nahuas.

 

Deja una respuesta