“No es muy agradable seguir en el cargo pero es importante para mí que quede claro que no hay omisiones»: Fernando Valente

banner

Para decidir si renuncia al cargo de auditor superior del Estado de México, Fernando Baz esperará los resultados del procedimiento instaurado en su contra -pues se dijo con la responsabilidad de defender el trabajo de todo su equipo-, aunque el funcionario parlamentario responsable de vigilar el correcto manejo de los recursos públicos en la entidad también admitió que la facultad de removerlo o ratificarlo depende de la Legislatura local.

 

A pesar de que al menos en tres momentos distintos (en Comisión de Vigilancia e incluso de forma directa el presidente de la Junta de Coordinación Política) diputados de Morena han demandado su dimisión, y de que existe la instrucción para destituirlo, Baz Ferreira sugirió que no existen elementos para obligar su renuncia, pues ha entregado “toda la información, general y a detalle, resultados, las promociones, los más 3 mil 600 millones de pesos observados en las revisiones de las cuentas públicas (2017), los resultados de desempeño del gobierno del estado y municipios”.

 

No obstante, admitió que la decisión compete al pleno de la Legislatura local y, por tanto, él no tiene injerencia.

 

Personalmente, aseguró que aún no ha pensado en la posibilidad de dimitir, pese a que resulta difícil trabajar con quien le ha perdido la confianza, pues no se debe perder de vista que él representa a un órgano con más de 300 auditores y más de 600 personas cuyo trabajo ha sido transparente, profesional y de resultados.

 

“No es muy agradable seguir en el cargo, pero es importante para mí que quede claro que no hay omisiones, ocultamiento de información, todo está publicado”, dijo.

 

-¿No va a renunciar?- se le insistió.

 

-Vamos a ver cómo se dan las cosas, lo más importante es que he platicado con el equipo para que mostremos el trabajo y los resultados obtenidos.

 

Además, expuso, para tomar una decisión se tiene que agotar el proceso (de remoción), como lo que marca la Ley de Fiscalización.

 

El titular del OSFEM descartó pretender mantenerse en el cargo a toda costa, pues su trabajo es meramente técnico y “hasta donde yo conozco, nadie en el OSFEM busca posiciones de ningún otro tipo”.

 

También argumentó que las dudas sobre su desempeño se basan tan sólo en 0.4 por ciento del informe de las Cuentas Públicas 2017, que representan de manera específica sólo 3 entes fiscalizados: ISSEMyM, ISEM y UAEMex, de 493 revisados, pues ni en el PAC ni los CUSAEM son entes fiscalizables.

 

“El dictamen de la Comisión de Vigilancia aprobado el 30 de abril en Temoaya, avaló en 99.6 por ciento al OSFEM… por ende los otros 489 (490) ya están validados por la Legislatura”, concluyó.

Deja un comentario